San Salvador, 11 ene (EFE).- El Salvador se alista para disputar una edición más de la Copa Centroamericana, en donde, y de la mano del técnico colombiano, Eduardo Lara, y del delantero Rodolfo Zelaya, buscará una plaza para la Copa Oro 2017.

Lara se convirtió el pasado diciembre en el entrenador número 55 de El Salvador; con él llegó el delantero 'Fito' Zelaya, quien no es parte del equipo nacional desde 2013, cuando fue sancionado por un año de toda actividad oficial por estar involucrado en arreglos de partidos internacionales.

El timonel colombiano marcó la diferencia con sus tres antecesores, quienes vetaron a Zelaya aun después de cumplida la sanción, y llamó al jugador, quien es considerado como uno de los mejores delanteros del país centroamericano.

La idea de Lara es hacerse con uno de los cuatro boletos directos a la Copa Oro y de esta forma "darles a los 7 millones de salvadoreños una gran alegría", según manifestó durante su presentación como técnico.

Para enfrentar la Copa Centroamericana, que se llevará a cabo en Panamá del 13 al 22 de enero, el técnico sudamericano convocó a 7 'foráneos' entre los que destacan Bonilla (Nacional-POR), Jaime Alas (Comunicaciones-GUA), Raúl Renderos (Al-Mina, de Iraq) y Pablo Punyed (IBV Vestmannaeyjar-FIN).

El combinado nacional realizó un microciclo de trabajo entre el 14 y 18 de diciembre, y tras el paro por las fiestas navideñas y de fin de año, retomó los entrenamientos el pasado 3 de enero.

La selección mayor en sus primeros encuentros se enfrentará a Costa Rica y Honduras, el 13 y 15 de febrero, respectivamente.

El día 17 se medirá con Belice, el 20 con Panamá y cerrará su participación el 22 frente a Nicaragua.

El Salvador no gana un partido oficial desde el 8 de septiembre de 2015, cuando derrotó por 1-0 a Curazao, del holandés Patrick Kluivert, en la tercera etapa de las eliminatorias mundialistas para Rusia 2018.