Argentina

Messi dedica triunfo a su familia

La exhibición de Lionel Messi ante Croacia fue sin paralelo, mandó a la lona a un equipo imbatible hasta ahora en eliminatorias, también a su líder Modric, que sucumbió como el resto ante un recital para el que los croatas no encontraron respuesta. Messi está en la final. Argentina sueña.

El equipo de Scaloni, además de tirar de su capitán, se encontró un encuentro que hasta ahora no había disputado. Acostumbrado al ejército de piernas defensivas de los partidos anteriores, Croacia le planteó un choque mucho más plácido, a campo abierto, un guion que Messi y los argentinos tardaron media hora en pulverizar.

Los croatas, estupendos en el manejo de balón, desplegaron su catálogo de buenas intenciones, pero se esfumaron sin la respuesta de otras veces. Su intento de presión sobre la salida argentina fue altísima, lo que puso a los de Scaloni en un panorama totalmente distinto al de otros días. Lástima que esta Croacia de entre guerras no haya encontrado un delantero como para hacer bueno el plan. Un Suker. Un Mandzukic.

En ese nuevo escenario también crecieron hasta cotas insospechadas Enzo Fernández y Julián Álvarez. Entre los dos combinaron de manera fugaz para provocar el penalti con el que se abrió el marcador. Fue un penalti raro, quizá evitable en una semifinal de un Mundial. A Julián pareció no salirle bien el remate y Livakovic acabó su afán por evitar el gol chocando con él. Argentina entera vio penalti, el resto del mundo consideró que sí y que no. A cualquiera le hubiera enfadado sufrirlo en contra. A los croatas, por supuesto, también.

Argentina, con Paredes como novedad en el once, fue descifrando el sudoku. Esta vez no requería tanto dominio su juego sino más excursiones hacia los desiertos defensivos croatas. En una semifinal el cuajo cuenta y los argentinos lo tuvieron mucho más que Croacia. De hecho, los dos primeros goles llegaron por línea recta. No hubo un peaje en mediocampo, una falta con la cortar los avances de una Argentina que para entonces ya sabía que el éxito pasaba por ser vertical.

Cinco minutos clave
En cualquier caso, Messi lo resolvió con la categoría que en este Mundial está mostrando más que en ningún otro. La bofetada noqueó a los croatas, que volvieron a pagar su candidez en el segundo tanto. Sólo pasaron cinco minutos entre los dos. Una jugada de estrategia a favor se convirtió en un contragolpe en el que Julián Álvarez paseó en moto hacia la portería.

Nadie le paró, tampoco Sosa cuando aparentemente tenía ganada la acción, y el delantero del City batió a Livakovic. Asusta la frescura de Julián y Enzo en esta Argentina capaz de guardar en un frasco a Messi durante buena parte del partido y sobrevivir. Mantener en formol al mejor jugador del mundo para que luego decida solo es posible si sus acompañantes son tan buenos como ellos.

A Croacia le entraron las prisas. Al descanso metió a dos jugadores y luego a otro. Cambió por completo su ataque. Orsic y Vlasic ocuparon las bandas, Petkovic fue referencia con Kramaric por detrás. Un riesgo necesario, pero enorme, pues quedó a expensas de Messi cada vez que perdió el balón. Juega Leo las segundas partes como un niño en el patio, como si el Mundial fuera un colegio. Un jardín en el que, a sus 35 años, disfruta como siempre.

Así llegó la sentencia, el gol que puso en pie al estadio y a cualquiera al que le guste el fútbol. Messi tomó la pelota en la banda, cabalgó en diagonal hacia al área y allí hizo un estropicio a Gvardiol, el mejor central del torneo, el defensa-robot que quedó roto y descabalgo tras su amago. El pase atrás lo aprovechó Julián, boquiabierto como el resto del estadio.

Croacia, eterna luchadora, sacó la bandera blanca. Ni Modric ni nadie pudo con Messi. Parecía imposible que llegara a su quinto Mundial como si fuera el primero, fresco como una lechuga, imparable como cuando surgió, hace 17 años, casi dos décadas, que se dice pronto, pero ahí está peleando por ganarlo hasta recordar a Maradona, hasta acariciar la eternidad. Si no es el Mundial de Messi se le parece bastante. Queda un escalón. Mbappé o Marruecos. La gloria o la decepción. La ocasión de oro para un jugador legendario.

Related Post

Lionel Messi mantiene la duda sobre llegar al 2026 El astro Lionel Messi mantuvo la duda sobre su participación en el Mundial de 2026; pidió por la continuidad del técnico Lionel Scaloni al frente de ...
Messi: «Me hubiese gustado recibir la copa de las ... El futbolista argentino Lionel Messi afirmó que le "hubiese gustado" recibir la copa del mundo, conquistada por la Albiceleste el 18 de diciembre de ...
Hay Di María para otro ratito https://www.futbolmundial.com/ El delantero Ángel Di María anunció el viernes que modificó su decisión de dejar la selección de fútbol de Argentina y...
Racing se lleva la Supercopa ante Boca en Abu Dhab... El Racing Club se impuso este viernes por 1-2 al Boca Juniors con un gol de penalti en el minuto 92 de Gonzalo Piovi que le permitió adjudicarse la p...
Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir