Argentina

Messi y el peso de todo Argentina sobre sus hombros

Messi

A medida que Lionel Messi se acerca a su segunda y probablemente última final de la Copa del Mundo, lo que está en juego difícilmente podría ser mayor.

Lo mismo ocurre con Argentina después de más de 30 años de decepción desde que ganó por última vez el premio máximo del fútbol.

Para Messi, la victoria contra Francia en el Estadio Lusail el domingo es una oportunidad de finalmente tener en sus manos el gran trofeo que lo ha eludido en su carrera histórica.

Al hacerlo, adelantaría a Cristiano Ronaldo, quien tampoco ha ganado nunca una Copa del Mundo, en la larga rivalidad entre los dos mejores jugadores de su generación.

Mientras que Ronaldo, de 37 años, salió del torneo en la etapa de cuartos de final, relegado a la banca por Portugal y llorando al reconocer que su última oportunidad había pasado, Messi está convocando algunos de sus mejores momentos con la camiseta de Argentina para inspirar la carrera de su país. el final.

“Cada vez que lo vemos jugar, nos hace sentir a nosotros y a los jugadores algo especial”, dijo el técnico argentino Lionel Scaloni. “Hay algo en él que le gusta a la gente, no solo a los argentinos.

“Nos sentimos afortunados y privilegiados de que use nuestra camiseta”.

El lugar de Messi junto a Diego Maradona como una de las dos estrellas más emblemáticas del fútbol argentino está asegurado desde hace algún tiempo. Pero aún tiene que emular el mayor logro de Maradona al llevar a su equipo nacional a un título de la Copa del Mundo.

Maradona lo hizo en México en 1986 y Messi vive con la expectativa de repetir la hazaña desde que surgió como un prodigio en el Barcelona hace casi 20 años.

Ha habido numerosas falsas esperanzas durante ese tiempo.

Existía el “equipo de ensueño” potencial de Maradona como entrenador y Messi como jugador estrella en Sudáfrica en 2010. Pero Argentina quedó fuera en los cuartos de final tras ser derrotado 4-0 por Alemania.

En 2014, con Messi acercándose a sus mejores años, Argentina llegó a la final en Brasil.

De nuevo se enfrentó a Alemania. De nuevo Messi estuvo del lado de los perdedores, derrotado 1-0 en la prórroga.

A la edad de 35 años, sabía que esta era probablemente su última oportunidad en la Copa del Mundo y ha estado a la altura de las circunstancias como el máximo goleador del torneo con el delantero francés Kylian Mbappé con cinco goles.

Quizás más destacadas han sido sus asistencias, como el pase disfrazado para el gol de Nahuel Molina ante Holanda en cuartos de final.

Luego estuvo su carrera fascinante, dando la vuelta al defensor croata Joško Gvardiol, antes de preparar a Julián Álvarez para el tercero de Argentina en las semifinales.

“Al menos es algo de lo que puedo hablar (sobre) con mis hijos un día que protegí a este gran, gran jugador”, dijo Gvardiol el jueves.

Esas asistencias han sido indicativas de que Messi ya no puede hacerlo solo. La irrupción de Álvarez, con cuatro goles, ha sido vital para el progreso de Argentina.

Messi ya no domina durante los 90 minutos completos. En cambio, decide partidos con momentos clave.

No es tan dinámico como cuando era joven, pero ha sido más influyente que en cualquiera de sus cuatro Copas Mundiales anteriores.

Mientras Messi busca completar su colección personal de trofeos, habiendo ganado cuatro títulos de la Liga de Campeones y siete Balones de Oro al mejor jugador del mundo, Argentina busca poner fin a su larga espera por una tercera Copa del Mundo.

Ganó el torneo por primera vez cuando fue anfitrión en 1978 y luego nuevamente ocho años después gracias a Maradona.

Se suponía que Messi emularía esa hazaña mucho antes de ahora.

Si se retira sin haber ganado nunca la Copa del Mundo, ¿cuánto más tendrá que esperar Argentina?

No es de extrañar que cada momento de la magia de Messi y cada victoria se reciban con tanta emoción.

Crece la expectación entre los aficionados argentinos, que han iluminado el torneo en un mar de azul y blanco, marchando por las calles de Qatar.

Messi está alimentando la creencia de que este podría ser su momento nuevamente.

Si esta es su gira de despedida, les ha dado a sus seguidores un paseo salvaje en el camino.

Y con o sin Mundial, Scaloni no tiene dudas sobre el estatus de Messi como el más grande de todos los tiempos.

“Parece que decimos eso solo porque somos argentinos y caemos en la trampa de ser egoístas porque es muy argentino decir eso”, dijo. “Pero creo que no hay dudas”.

Related Post

Lionel Messi mantiene la duda sobre llegar al 2026 El astro Lionel Messi mantuvo la duda sobre su participación en el Mundial de 2026; pidió por la continuidad del técnico Lionel Scaloni al frente de ...
Messi: «Me hubiese gustado recibir la copa de las ... El futbolista argentino Lionel Messi afirmó que le "hubiese gustado" recibir la copa del mundo, conquistada por la Albiceleste el 18 de diciembre de ...
Hay Di María para otro ratito https://www.futbolmundial.com/ El delantero Ángel Di María anunció el viernes que modificó su decisión de dejar la selección de fútbol de Argentina y...
Racing se lleva la Supercopa ante Boca en Abu Dhab... El Racing Club se impuso este viernes por 1-2 al Boca Juniors con un gol de penalti en el minuto 92 de Gonzalo Piovi que le permitió adjudicarse la p...
Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir